miércoles, 19 de enero de 2011

¿Por qué los Salmos tienen dos números?

Cuando se indica “salmo número tal”, vamos a la Biblia y, en la mayoría de los casos, encontramos dos números: primero uno  y luego otro entre paréntesis. Esta doble numeración se originó en el siglo II a.C. En ese momento, los judíos tradujeron la Biblia, que estaba escrita en hebreo, al griego. Esta traducción al griego se conoce como “Biblia de los Setenta”, ya que se atribuye a setenta sabios.
Al hacer la traducción, les pareció adecuado unir los salmos 9 y 10 del texto hebreo en uno solo, el salmo 9 de la versión griega. Así, lo que antes eran dos salmos, el 9 y el 10, quedaron convertidos en uno solo, el 9. Esto obligó a modificar la numeración de todos los salmos siguiente. El que era 11 en la versión hebrea pasó a ser 10 en la griega, y así sucesivamente. Casi al final del Salterio, la versión griega dividió el  salmo 146 en dos, dando lugar a dos salmos: el 146 y el 147.
Así, los salmos que quedaron con doble numeración son los que van del número 10 al número 147. Si miran en la Biblia, verán que los salmos 1 al 8 tienen un solo número, lo mismo que los salmos 148 al 150.

 
Como no existe un criterio uniforme en cuanto a qué número conviene usar, la mayoría de las ediciones modernas de la Biblia transcriben ambos.
 
Con un número u otro, sea cual fuera el idioma que usamos para rezar, vale la pena valerse de las palabras de los Salmos para hacer verdad esta exhortación final que cierra todo el Salterio:
“¡Todo ser que alienta alabe al Señor! ¡Aleluya!”  (Sal 150)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada